¿Está comenzando el estallido de la burbuja financiera?


Burbuja[1] financiera

La caída de los precios del petróleo desató turbulencias de los mercados financieros internacionales el viernes pasado, que se suman a los anteriores que tuvieron su epicentro en la economía de China. Fue la culminación de una semana movida que obligó a inversores a vender acciones y bonos corporativos. El sector de la energía de los títulos que se transan en bolsa en Estados Unidos ha tenido una baja del 18% desde inicios de octubre.[2]

A mediados del año 2014 el ministro de finanzas de Alemania, Wolfgang Schaeuble señaló que “En los mercados financieros no tenemos escasa liquidez sino excesiva liquidez. Toda la experiencia de la historia de la economía nos revela que dichas situaciones conducen a burbujas”[3]. En los meses pasados han sido numerosos los analistas que han advertido que estamos en las puertas del estallido de una burbuja financiera.

Marco Antonio Moreno, señalo recientemente que ya estamos viviendo el estallido de la burbuja del fracking.[4] “La caída estrepitosa del precio del petróleo a menos de 60 dólares el barril ha dejado al descubierto la burbuja del fracking y su apalancamiento de 550 mil millones de dólares, aunque se estima que alcanza 1,1 billones de dólares. Esto confirma que la creación de dinero barato por la Reserva federal y el Banco Central Europeo han inflado los activos financieros a niveles insostenibles que ahora comienzan a implosionar.”[5]

Las llamadas “burbujas”, también conocidas como “burbujas económicas” o “burbujas financieras”, son aumentos progresivos y exagerados de precios de bienes, muy por encima de lo razonable. ¿Cómo ocurre esto? Las burbujas se asocian con acceso fácil al crédito. El aumento de precios puede perdurar durante largo tiempo, incluso años, la propia inercia del aumento de precios contribuye a mantener e inflar la burbuja. Los compradores esperan que el precio siga aumentando lo que puja para que el bien, objeto de burbuja, se adquiera lo más pronto posible, mientras los propietarios saben que si esperan el precio conseguido será mejor. El alza esperada de precio hace que compradores que no desean ni necesitan el bien en cuestión puedan decidir comprarlo como una inversión para vender en el futuro a un precio más alto, a menudo tomando créditos para ello, lo que se denomina “apalancamiento”.

Sin embargo cuando disminuye el poder adquisitivo, o el acceso al crédito se hace más caro y difícil, se producen inicialmente bruscas oscilaciones de precios, hasta que finalmente hay una caída rápida del precio y o una importante disminución del volumen de ventas por falta de mercado. Cuando esto último tiene lugar estamos en lo que se denomina el “estallido de la burbuja”.

Todos recordamos el estallido de la burbuja de la hipotecas subprime de EEUU, que se negociaban mediante diversos instrumentos financieros basados en estos papeles en los mercados mundiales. Sin embargo con un alza de los tipos de interés de la FED, el Banco central de Estados Unidos, y el alza de las tasas de interés, junto con el alza de los precios del petróleo y el aumento del desempleo, se disparó la morosidad e impagos de las hipotecas, y por lo tanto de los instrumentos financieros asociados a ellas.

Como consecuencias del estallido de la burbuja se produjo una crisis generalizada del sistema financiero, especialmente de los grandes bancos, a lo que siguieron quiebras de bancos y empresas, recesiones generales y planes de rescate de países completos como Grecia, Portugal y España, por ejemplo. Las grandes pérdidas en los mercados financieros y la recesión en países centrales dio paso a una gran recesión global, aumento del desempleo y políticas de austeridad y a una situación recesiva y de lento crecimiento de la que no se salió hasta el día de hoy. El rescate de bancos y empresas gigantes a los que “no se puede dejar quebrar”, traspasando pérdidas privadas al estado, justo al tiempo que se contrae la actividad económica y por lo mismo la base tributaria para cobrar impuestos, se ha traducido en políticas de recortes de los gastos sociales, políticas de austeridad, lo que ha agravado los problemas recesivos al reducir aún más la demanda agregada, otro camino es el de la “flexibilidad cuantitativa”, es decir el aumento de la base monetaria para estimular la demanda, y la reducción de las tasas de política monetaria de los Bancos Centrales, lo que se traduce en más dinero circulando, y más crédito dulce, pero esto a su vez estimula la inversión especulativa, nuevas burbujas y volatilidad de los mercados bursátiles.

Caída de los precios del petróleo.

“Los precios del petróleo han caído un 40 por ciento desde junio al unísono del desplome de los bonos basura del sector energético de Estados Unidos, que apostó desmedidamente al auge del costoso fracking. Desde que el petróleo alcanzara en julio de 2008 los 145 dólares el barril, la industria del fracking estadounidense se disparó y la producción de petróleo pasó de 4 millones de barriles diarios (mbd) a 9 mbd compitiendo, en volumen de producción, con Arabia Saudita y Rusia (10 y 9 mbd, respectivamente). Esto se hizo por la vía de la especulación financiera que ahora será cubierta con la confiscación de los fondos de pensiones.”[6]

“La caída del precio del petróleo en niveles cercanos al 45 por ciento desde el mes de junio confirma el estallido de la burbuja del fracking. La llamada “independencia energética” de Estados Unidos era una falacia, así como las bondades de un sistema de extracción de alto costo y también de alto riesgo por la contaminación de las napas subterráneas. Es cierto que para Estados Unidos el fracking significó mejorar los niveles de empleo y crecimiento. Pero esto resultó una copia exacta de la génesis de la burbuja subprime. El ejemplo de la burbuja inmobiliaria española es representativo de lo que ha ocurrido con el fracking: el descenso de las tasas de interés facilita el despliegue de portentosos niveles de inversión que permiten la mejora transitoria del empleo y el crecimiento económico. La aceleración de este proceso desata la burbuja y sólo cuando la burbuja estalla se detecta que esa situación era insostenible.”[7]

Se están acumulando distintas causas y fuentes para el estallido de las múltiples burbujas que han crecido desde la crisis global subprime, y para una nueva recesión global del sistema capitalista, cuando aún no hay recuperación de la crisis que estalló en 2007-2008 en Estados Unidos y de allí se propagó por todo el globo.

Patricio Guzmán S.

 

[1] El término “burbuja” se empezó a usar en el contexto financiero en los años 1720, durante la crisis económica de los mares de sur, debida precisamente a una crisis especulativa sobre las acciones de la compañía “South Sea Company” que comerciaba entre Europa y Sudamérica en el siglo XVIII. El término se refiere al aire que llena una burbuja, que es una analogía con el “vacío” existente entre el valor real y los precios excesivos en un mercado que esté sufriendo este fenómeno. También es una analogía con el momento de su estallido, momento que se corresponde con la fuerte caída de precios. http://www.cursosdesdecasa.com/empresariales/articulos/burbujas-financieras.html

[2] Financial Times. 12 de diciembre de 2014. Oil Price fall sparks market turmoil.

[3] CNN Expansión. 30 de junio de 2014. Carmen Luna. Burbuja financiera: el próximo riesgo

[4] La fracturación hidráulica, fractura hidráulica o estimulación hidráulica (también conocida por el término en inglés fracking) es una técnica para posibilitar o aumentar la extracción de gas y petróleo del subsuelo.  El fracking permite la explotación de petróleos ultra duros a partir de rocas de esquisto. Es considerado dañino del medioambiente, y por lo mismo está prohibido o tiene moratoria en algunos países, y en otros se ha optado por una regulación de su uso.

[5] El Blog Salmón. 15 de diciembre de 2014. Marco Antonio Moreno. Estallido de la burbuja del fracking acelerará la deflación global.

[6] El Blog Salmón. 9 de diciembre de 2014. Marco Antonio Moreno. Colapso del petróleo y del sistema financiero amenaza con expropiar los fondos de pensiones

[7] El Blog Salmón. 15 de diciembre de 2014. Marco Antonio Moreno. Estallido de la burbuja del fracking acelerará la deflación global.

Like this post on facebook sony to introduce special edition playstation 3 featuring ‘tales of xillia’ redmond piesony is releasing a tales go over here of xillia special edition playstation 3 in japan, continuing the company’s trend of special edition bundles