El impacto del covid-19 en los trabajadores del sector financiero


20 Abril de 2020/CHILLAN Personas realizan filas en las afueras del Banco Santander ubicado en la Calle Arauco con Constitución en Chillan para realizar sus tramites en una nueva integración de las labores, y medidas anunciadas por el Presidente Piñera, durante la cuarentena del COVID-19. AGENCIAUNO/VICTORPEREZ.

La pandemia del covid-19, que ya lleva casi 5 meses en el país, ha afectado duramente a las y los trabajadores. Despidos, reducciones de salarios y contagios por malas condiciones de higiene y seguridad en los lugares de trabajo han sido una constante a lo largo de este periodo.

Esta realidad no es ajena al sector financiero. Muchos empleados bancarios y de las ramas afines comenzaron a trabajar a distancia y otros han debido permanecer en las sucursales debido a que el Ministerio de Hacienda ha determinado que los bancos y las entidades financieras forman parte de los llamados “servicios esenciales”.

Según indica la abogada laboral, Javiera Aravena, señala que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) define que un servicio esencial responde a una necesidad de proteger bienes valiosos en términos jurídicos como, por ejemplo, la Salud.

Sin embargo, este criterio no se aplica en nuestro país porque los “servicios mínimos se proveen respecto a servicios que no son esenciales”.

En Chile la esencialidad del servicio no está pensada en lo que necesita la comunidad. Lo esencial es esencial en términos económicos. El foco está completamente invertido”, afirma.

Las resoluciones que indican cuáles son los servicios esenciales son hechas por el Ministerio de Hacienda. A juicio de la abogada, esto hace que todo lo esencial se determine a través de un enfoque neoliberal.

Las resoluciones que ha emitido el gobierno señalan que son servicios de utilidad pública los bancos; las instituciones financieras; cajas de compensación; transportes de valores; empresas de seguros generales para el pago de seguros de siniestros que deban realizarse de manera presencial; empresas de seguros que pagan renta vitalicia y otras empresas de infraestructura financiera crítica.

“Lo que implica estar en esta lista es que puede seguir funcionando. Y, lamentablemente, no hay limitaciones para el empleador respecto a cuántos trabajadores puede tener trabajando la empresa. Un empleador responsable lo que hace es tener a la mayoría teletrabajando y los que van, lo hacen de manera excepcional”, afirma.

Con respecto a este punto, la jurista señala que “hay muchos servicios incluso dentro de los bancos que no están asociados a lo que uno pudiera considerar servicios esenciales. Por ejemplo, sí son esenciales las cajeras y cajeros, pero no son esenciales por ejemplo en este caso el área de seguros y esa es la discusión. Eso es lo polémico introducir una norma tan genérica como bancos e instituciones financieras, cualquiera que sea, y que más encima se le suman otras empresas de infraestructura financiera crítica”.

No obstante, Aravena señala que no se puede descartar que los bancos sean servicios esenciales porque sí tienen funciones que son esenciales, pero “son las menos

La situación de los contagios en el sector financiero

Las cifras de trabajadores contagiados dentro de las empresas del sector financiero difieren dependiendo de cada compañía, así como también las medidas que se han tomado para evitar los contagios en las sucursales que han permanecido abiertas durante la pandemia.

Por ejemplo, el pasado 17 de julio el Banco Bice informó que hasta la fecha tenían 42 trabajadores contagiados. La compañía aseguró que ninguno de ellos se había contagiado en la sucursal. 

“Una funcionaria de aseo se contagió y su hijo de 28 años murió de Covid-19, el banco dijo que el hijo contagió a la madre, pero luego supimos que el hijo estaba en teletrabajo y quienes salían a trabajar fuera del hogar eran los padres, y puede que no se hayan contagiado en la sucursal, pero en el traslado en transporte público también está el riesgo”, cuenta Manuel Garcés, presidente de Sindicato Banco Bice.

“Existe preocupación entre los trabajadores, hay temor al contagio, y sienten que la empresa no se ha hecho tan responsable, y que nos ven más como un número que como un trabajador”, agregó.

Consultada sobre cómo han vivido esta crisis sanitaria los trabajadores de Banco de Chile, Andrea Riquelme, directora del Sindicato de Banco de Chile, cuenta que “el banco se ha manejado bien, aunque tardó un poco, porque el primer mes no habían procedimientos claros, pero se fueron instaurando a medida que se avanzó”.

“Se han preocupado de todos los mecanismos de protección sanitaria para los trabajadores dentro de este periodo, aunque el control del contagio se ha realizado de una manera muy compartimentada, no tenemos información de cuantos se han contagiados, por ejemplo. La instrucción es que si un trabajador/a tenía síntomas debía comunicarle a su jefatura y éste lo informaba a Personas y Organización (ex Recursos Humanos)”, agrega.

La dirigente también señala que no han recibido información sobre muertos por covid-19. Como sindicato tienen contabilizadas a 60 trabajadores asociados al sindicato que se han contagiado. A ellos se les ha enviado un kit de insumos sanitarios que les entregamos para ayudarles durante la cuarentena”.

“Lo que sí ha sucedido, que todas las personas que dieron positivo en el examen, luego de la cuarentena no han vuelto a trabajar La gerencia ha depositado la decisiones en sus jefaturas para que evalúen los permisos. El banco se ha apegado a la normativa, a los protocolos. Aplican política caso a caso. No implementan políticas generales”, relata.

A juicio de la dirigente, el trabajo bancario no debiera ser de rol esencial, por la naturaleza del trabajo, pero “el trabajador bancario ha sido tan bien entrenado durante años, que siente que está haciendo un servicio a la comunidad”, pero además está el factor económico.

En esa línea, Riquelme, señala que “el trabajador pide trabajar, para seguir cumpliendo metas, y mantener su renta. Un mea culpa hacia los dirigentes es porque nunca hemos cuestionado esos temas frente a los trabajadores, no deberían exponer la salud, pero ellos no lo ven así, piden trabajar aunque eso signifique el riesgo de contagiarse. Tienen que pagar deudas hipotecarias o de otro tipo y se presionan sobre todo cuando se tienen renta variable. Con el hecho de tener pega y que no le descuenten ni colación y movilización están contentos, porque eso significa 150 mil pesos”.

Por otra parte, el Presidente de Sindicato Banco BCI y Consejero Nacional de Confederación Bancaria, Pablo Hidalgo, señaló que entre el 60 y el 70% de los trabajadores del banco están realizando teletrabajo desde sus casas. El resto se encuentra en sucursales abiertas y muchos han tenido que cumplir turnos éticos.

Con respecto a los contagios dentro de las sucursales, el dirigente señala que “según las estimaciones y los datos del banco, el 83,75% de los contagios se produjo fuera del banco y un 16, 25% fueron dentro del banco. Estos son datos de aproximadamente 2 semanas atrás. En las última dos semanas no hemos tenido un nuevo conteo de los casos que hemos tenido dentro del banco”.

Junto con esto, Hidalgo señaló que han tenido que lamentar dos fallecimientos por covid-19.

“Afortunadamente en el último mes no hemos sufrido ninguna otra baja sensible en el banco y nosotros como sindicato afortunadamente tampoco hemos tenido ningún fallecido”, agregó.

Miguel Alderete, Dirigente del Sindicato N°1 Banco Santander y Consejero de la Confederación Bancaria, señala que las cifras de la empresa no han sido del todo claras, pero se ha informado que hace un mes se registraron 150 contagios.

Con respecto a las medidas de seguridad que tomó el banco para prevenir los contagios, Alderete señala que la compañía aseguró que habían implementos como gel, guantes y mascarillas en todas las sucursales. Sin embargo, afirma que esta situación variaba dependiendo de la sucursal.

Además de esto, el dirigente señala que el material estaba en las sucursales, pero no era entregado en su totalidad. “Sin embargo, cuando salieron estudios que hablaban de un posible contagio a través del dinero en papel, se entregaron elementos de protección a la gente en las cajas”.

En el Banco Ripley, el dirigente y tesorero de la Confederación Bancaria, Denis Castro, señala que hasta ahora solo un funcionario del banco se contagió de covid-19. No obstante, hay otras cuatro cajeras externas que han dado positivo y que se contagiaron cuando se encontraban trabajando en sucursales del banco.