AC Inversions y la estafa del esquema Ponzi… y la Renta Vitalicia de las AFP


estructura-piramidal

En el gráfico se aprecia que el número de participantes en un esquema Ponzi, como el que ha reventado en estos día en el caso AC Inversiones, implica un ingreso de nuevos inversionistas exponencial para mantener los pagos siderales prometidos a las víctimas, por sus inversiones, lógicamente la progresión puede aumentar o disminuir dependiendo de los porcentajes o montos comprometidos como ganancia y la devolución del capital pactada, pero en cualquier caso es un negocio que no tiene una base económica real, y por lo mismo en algún momento no muy lejano en el futuro siempre colapsa. 

La estafa de AC Inversions.

Tras estafar a 5000 personas, AC Inversions (sic) desde 2012, la estafa o esquema Ponzi ideado por Patricio Santos Hernández, Rodolfo Dubo y Camilo Cruz, colapsó y los dueños de la compañía, están detenidos y hoy serán formalizados por estafa. El cerebro de la banda, Patricio Sanchez fue detenido cuando se disponía a viajar al aeropuerto con destino a Paris.

Este es un caso burdo, y uno no puede más que preguntarse como la ingenuidad, avaricia o sencillamente la torpeza de la gente puede ser tan grande como para caer una y otra vez en diversas variaciones de este  “cuento del tío” financiero. En este caso, incluso el nombre supuestamente en ingles está mal escrito, inversión (financiera) se dice “investment” en esa lengua. En cambio la voz inglesa “inversion” significa inversión en el sentido de dar vuelta arriba abajo las cosas, lo que también es uno de los significados posibles del vocablo “inversión” en castellano, de manera que cuando los estafadores quisieron impresionar a sus victimas con un nombre en ingles fueron desprolijos.

La empresa les ofrecía a su inversionistas rentabilidades de entre 2,5% a 5% mensuales sobre los montos invertidos. (1)  “A fines de febrero, esta empresa prometía una rentabilidad del 5% mensual, por un año. Así, por $45 millones invertidos, ellos entregaban mensualmente $2.250.000 y $35.800.000 anual.” (2)

Con promesas de rentabilidad tan alejadas de lo que se paga habitualmente en los mercados financieros, especialmente en esta década de recsión o raletización del crecimiento, evidentemente no se podían cumplir en el mediano plazo estos compromisos. Sin embargo en relativamente poco tiempo, el número de incautos aumento a miles, con individuos y familias invirtiendo incluso sus ahorros de toda la vida, solicitando créditos y vendiendo propiedades para participar en este negocio que sin trabajar, los convertiría en rentistas adineros, según la promesa.

El martes 1 de marzo, la empresa envío un mail a los inversores anunciandoles que la compañía dejaba de operar. Apenas un día antes ejecutivos de la supuesta inversora habían asegurado a El Mercurio “ser la firma con más experiencia en retornos garantizados en Chile, “con cinco años en el mercado””. (2)

De Madoff a la estafa de los quesitos en Chile y Perú …  y las AFP.

El esquema Ponzi debe su nombre un oscuro delincuente italiano avecindado en Estados Unidos que ideo un esquema de inversiones en 1920, y consiguió cerca de  15 millones de dólares en ocho meses, persuadiendo decenas de miles de personas de que él era un mago de las finanzas que había descubierto el secreto del enriquecimiento fácil.

Un esquema Ponzi, es una inversión engañosa que implica el pago (o la promesa de pago) de intereses muy superiores a los del mercado financiero a los inversores. Estos intereses se cancelan del propio dinero invertido o del dinero de nuevos inversores. Es un tipo de estafa piramidal que consiste en un proceso en el que las ganancias que obtienen los primeros inversionistas son generadas gracias al dinero aportado por ellos mismos o por otros nuevos inversores que caen engañados por las promesas de obtener  grandes beneficios. Para funcionar el esquema de inversiones necesita un crecimiento exponencial, y por lo mismo llega un momento en que matemáticamente no es posible captar suficientes nuevo dinero fresco para pagar los intereses comprometidos, todo negocio / estafa del tipo esquema Ponzi está condenado a hundirse tarde o temprano.  Lo especial del Affaire Madoff son los gigantescos montos involucrados, la gente o instituciones que invertían y los casi cincuenta años que duro la operación.

Se dice que un esquema Ponzi involucra villanos y tontos, o al menos ingenuos para decirlo con más delicadeza, puesto que no hay ningún negocio lícito capaz de asegurar un retorno de ganancias tan grande como se suele ofrecer en estas estafas. Sin embargo, una y otra vez hay inversores que pican el anzuelo de las súper ganancias prometidas.

“Los negocios redondos” con un retorno de intereses mucho más alto de lo habitual, tienen gato encerrado, son Esquemas Ponzi, piramides u otra forma de especulación para engañar incautos.

Madoff: La estafa del siglo.

En diciembre de 2008, Bernard Madoff, uno de los más importantes hombres de finanzas de Wall Street fue detenido por el FBI. Se determinó que Madoff había cometido una estafa gigantesca a través de Madoff fundó la empresa de Wall Street  “Bernard L. Madoff Investment Securities LLC” ein 1960, y fue su presidente hasta su arresto.

Se calcula que la estafa de Madoff sumó alrededor de 18.000 millones de dólares, afectando a bancos, fondos de inversión, instituciones filantrópicas y gente rica. Es la estafa más grande conocida cometida por una persona. Se trató de un “Esquema Ponzi”, en gran parte sustentado por la falsa idea extendida en los medios financieros antes de la crisis global que se podía crear riqueza en el sistema financiero independientemente de lo que ocurría en la economía real. Grandes bancos, fondos de inversión, ofrecían gigantescas ganancias basadas en burbujas especulativas en mercados de derivados. Aunque algunos expertos habían advertido años antes de manera pública que los cálculos de utilidades en los mercados de inversión financiera, no daban para que la empresa de Madoff gestionara las enormes sumas que tenía en cartera y pagara los intereses prometidos, casi nadie los escucho. Desde luego ninguna autoridad encargada del control de las empresas financieras se hizo cargo de las denuncias, el propio Madoff solía decir que las regulaciones en Estados Unidos eran tan serias que no había posibilidad de grandes estafas de empresas de inversiones en el país. La verdad era muy diferente; el capitalismo neoliberal se ha caracterizado por la desregulación, quitando presupuesto y atribuciones a los reguladores, y el impulso a supuestas prácticas de autorregulación de las empresas. Lo que la crisis financiera global demostró es el total fracaso de la autoregulación.  La U.S. Securities and Exchange Commission (SEC) en años previos al descubrimiento de la estafa realizó investigaciones en las practicas de negocios de Madoff, pero no descubrió el fraude masivo.

La crisis económica global que estalló en 2007-2008 en Estados Unidos precipitó la debacle del esquema de Madoff. Denunciado por sus propios hijos, a los que había confesado la naturaleza de su negocio y arrestado por el FBI,  el 29 de junio de 2009, Madoff fue sentenciado a 150 años de prisión.

“Palomas Ponzi”

Un caso Ponzi que ha saltó a la fama mundial es el caso que se conoce como “Palomas Ponzi”, que se destapó en Canadá . El affaire de las Palomas Ponzi ha sido considerado por uno de los fiscales en Canadá como “uno de los más grandes fraudes en nuestra historia”.  La empresa Pigeon King International, de Arlan Galbraith  que vendía parejas de palomas de cría a agricultores con una garantía de recompra de sus crías a precios fijos durante 10 años. Los pichones que adquiría los volvía a vender como parejas reproductoras, consiguiendo continuamente nuevos inversores. En el momento que el esquema se vino abajo contaba con 30 mil criadores bajo contrato, había tomado más de 33 mil dólares USA de sus criadores inversores, y tenía contraídas obligaciones de recompra de pichones por más de 282 mil dólares USA. No existía ningún mercado final real para las palomas, y en realidad al ritmo de crecimiento del “negocio” no hay suficientes compradores de palomas en todo el mundo, para una operación comercial verdadera.

El 18 de marzo de 2015, la prensa internacional informó que Arlan Galbraith ha sido condenado a más de 7 años de cárcel.

Los quesitos de Madame Gil

Un esquema Ponzi local fue la estafa protagonizada por la francesa Gilbert Van Erpe, conocida como Madame Gil, que actuó en Chile y Perú, y que se conoce como la estafa de los “Quesitos Mágicos” o de Fermex en Chile, y estafa de los honguitos o caso Labomax en Perú. Se trató de una estafa masiva, que se basaba en la venta de insumos para la producción casera de fermentos lácteos, que se comercializaban por ventas en pirámide, con la promesa de compra de los lácteos fermentados.

La empresa que gestionó la estafa en Chile se llamaba Fermex Chile S.A., constituida en Chile en noviembre de 2004. Los gerentes de la empresa en Chile eran Víctor Mella y Fernando Jara,  la operación comenzó en febrero de 2005 y duró hasta mediados de 2006. Cada pack para la producción de los fermentos se vendía en unos 427 dólares USA (250.000 pesos chilenos) con la promesa de recuperar la inversión y ganar el doble. Hubo cerca de 6 mil afectados por la estafa, la mayoría de la localidad de Coltauco, donde los “inversores” dejaron sus trabajos para dedicarse a esta supuesta actividad lucrativa, se endeudaron e invirtieron todos sus ahorros.

La supuesta empresaria se marchó a Francia, sus socios chilenos en Fermex Chile S.A. Víctor Mella y Fernando Jara, fueron condenados a cinco años de cárcel, pero recibieron el beneficio de libertad vigilada, cuando la justicia aceptó que ellos mismos habían sido estafados.

El 8 de julio 2015, después de revocar el sobreseimiento de la causa la justicia francesa emitió una sentencia condenatoria contra Gilbert Van Erpe por 6 años de cárcel. Las víctimas que tenían la esperanza que podrían recibir una devolución parcial del dinero perdido, no recibieron indemnización alguna.
Sistema AFP, Renta Vitalicia y el esquema Ponzi.

En el diario de Economía y Negocios ESTRATEGIA, el columnista que firma con el seudónimo D’Artagnan ha escrito tres cartas abiertas a Carlos Pavéz, el Superintendente de Valores y Seguros, denunciando una situación grave para el sistema de pensiones. Especialmente para los jubilados que se han acogido a las pensiones por Renta Vitalicia.

El 5 de mayo de 2015, D’Artagnan señaló “… la constante reestructuración del portafolios de inversiones de las CSV [Compañías de Seguro de Vida] en búsqueda de mayor retorno para así lograr cumplir con el compromiso de la rentabilidad ofrecida de una Renta Vitalicia (RV) es simplemente  incompatible con un sistema de pensiones que, por diseño, no puede darse el lujo de tener riesgo, no puede darse el lujo de tener riesgo de no pago.” (3)

En el sistema de AFP, se puede optar por dos pagadores de pensiones de vejez. De un lado con las propias AFP, especialmente las pensiones de Retiro Programado que actualmente pagan un monto promedio de $120.402, y las que pagan las Compañías de Seguro de Vida (CSV), que actualmente son de $277.244 en promedio mensual. Las pensiones de Retiro Programado no tienen un monto asegurado, el valor se recalcula año a año de acuerdo con el saldo de la cuenta individual, que depende de las fluctuaciones de los resultados de la inversión de los fondos previsional por la AFP,  y de la variación de las tablas de esperanzas de vida del afiliado y de sus beneficiarios. Es decir son pensiones que disminuyen a medida que pasa el tiempo. Al fallecer el pensionado, con el saldo del fondo de la pensión se continuarán pagando las pensiones de sobrevivencia, o si no hay beneficiarios se pagará herencia. Las pensiones de Renta Vitalicia por el contrario son fruto de un contrato entre el pensionado y una Compañía de Seguros de Vida, con un monto fijo en UF durante toda la vida, hasta el fallecimiento del afiliado, incluyendo pensiones de sobrevivencia a los beneficiarios legales. La propiedad de los fondos pasa a la CSV al contratarse la Renta Vitalicia, y por lo mismo no hay herencia.

D’Artagnan se ha preocupado de lanzar una voz de alerta, explicando que las pensiones vitalicias podrían estar en peligro. Advierte que las Compañías de Seguros de Vida deberían dejar de ofrecer retornos que no se pueden cumplir, y que incluso podría considerarse que estas compañías estarían en una situación de quiebra técnica.

En una situación así, como evidentemente como sociedad no podríamos aceptar que los pensionados dejen de percibir sus jubilaciones, tendría que operar la garantía estatal. Pero hay que recordar que ya en la actualidad el 70% de las pensiones las cubre el estado. Es difícil pensar una situación en la que de pronto el estado debería hacerse cargo del pago de las pensiones de Renta Vitalicia, cuando son empresas privadas las que se embolsan los aportes previsionales.

El columnista de Estrategia escribe que “la constante reestructuración del portfolio de inversiones de las CSV en búsqueda de mayor retorno para así lograr cumplir con  el compromiso de la rentabilidad ofrecida de una Renta Vitalicia (RV) es simplemente incompatible con un sistema de pensiones que, por definición no puede darse el lujo de tener riesgo de no pago.”

El cambio en las tasas de descuento de las Compañías de Seguros de Vida, autorizado por la Superintendencia de Valores y Seguros, de principios de 2015, señala D’Artagnan,  debilita la solvencia del mercado asegurador, elevando el riesgo existente del sistema de pensiones en su conjunto. Pretender con estas normas “establecer y/o propiciar  condiciones que busquen mejorar las pensiones (…) a través de las Rentas Vitalicias”. Lo califica de error conceptual porque al tratarse de un sistema de pensiones la prioridad debe ser cumplir con los pagos comprometido, en otras palabras un compromiso de pago de por vida a los pensionados debería estar respaldado por inversiones en instrumentos libres de riesgo.

La nueva norma reemplazó la tasa de descuento libre de riesgo (inversión en instrumentos estatales), para el cálculo de las Reservas Técnicas (pasivos,)por una combinación de tasa libre de riesgo más hasta 80% en inversiones en instrumentos de inversión AAA. Al autorizar estas inversiones en el mercado especulativo de capitales, aunque sea con empresas AAA, con la excusa de aumentar el monto de las pensiones, se introduce la posibilidad de que los jubilados pierdan parte de los ahorros que sirven de respaldo para sus pensiones, y en el límite incluso no se les pague la pensión, por quiebra de las Compañías de Seguro de Vida.

D’Artagnan señala, en sus carta abiertas al Superintendente de Valores y Seguros,  que deberíamos recordar que muchas empresas calificadas AAA hace 10 años hoy ya no lo son, y que de las actuales AAA muchas no lo serán en los próximos 3, 5 ó 10 años. Enfatiza además que muchas empresas AAA en Chile, basan su estrategia en imperfecciones del mercado que no deberían perdurar. En el mundo las tasas de interés AAA están cercanas a cero, e incluso las hay negativas.

En el escenario de incertidumbre que experimenta el mundo en constante cambio (tecnologías. Competencia, política, sociedad y aperturas e integración en general), los instrumentos de inversión libre de riesgo de no pago son muy escasos, en cambio es – y será -muy fuerte la demanda por ellos, lo que implica que sus tasas de interés a largo plazo son muy bajas o incluso nulas.  Por lo mismo la SVS debería exigir aumentos de capital a las Compañías de Seguros de Vida.

Desde la Gran Recesión de 2008-2009, en el mundo hay exceso de ahorro, y mayor aversión al riesgo. El incremento del pasivo neto resultante de las bajas tasas de interés por instrumentos libres de riesgo, y los cambios demográficos por aumento de la esperanza de vida, significarían un incremento del pasivo neto que haría que las CSV excedan sus límites de endeudamiento, en otras palabras estarían en quiebra técnica.(3)

D’Artagnan, cronista habitual del periódico de economía y negocios ESTRATEGIA, advirtió en una serie de artículos bien fundamentados técnicamente que las pensiones de Renta Vitalicia que dentro del sistema de AFP pagan las compañías de seguros, encerraban una falsa promesa puesto que para garantizar de por vida un flujo seguro para las pensiones, la compañía de seguros debería tener inversiones en renta fija, con un retorno igualmente asegurado. El problema es que en el entorno internacional inseguro de los mercados, la demanda por estos papeles de renta fija es alta y los títulos escasos, por lo cual su rentabilidad es muy baja. En otras palabras la compañía no puede asegurar el pago de las pensiones y las ganancias a sus accionistas, por ello con acuerdo con la normativa, que fue modificada para ello, también invierten papeles más rentables pero más riesgos. En el largo plazo esto significa que aumenta la posibilidad de no cumplimiento del compromiso. Si este desastre anunciado se materializa como un desastre sistémico, ¿quien se hará cargo del pago de las pensiones?

De manera menos escandalosa, y lamentablemente legal, en este caso de las Rentas Vitalicias del sistema de AFP, estaríamos ante una variación de un esquema Ponzi. Las pensiones no estarían garantizadas por la rentabilidad de las inversiones, y se necesitan nuevos flujos de pensionados para mantener la caja del sistema.

Por Patricio Guzmán

 

Notas

(1) Estrategia. Jueves 02 de marzo de 2016. Prometian Altos Retornos. Ejecutivos de empresa AC Inversions Serán Formalizados Hoy Tras Estafar a 5.000 personas.

(2) El Mercurio Inversiones. Martes, 01 de marzo de 2016. Patricio Torrealba. La estafa piramidal que se está destapando en Chile.

http://www.elmercurio.com/Inversiones/Noticias/Fondos-Mutuos/2016/03/01/La-estafa-piramidal-que-se-estaria-destapando-en-Chile.aspx

(3) Estrategia, martes 5 de mayo de 2015. D’Artagnan.  Tercera Carta Abierta al Superintendente de Valores y Seguros.

Ich wollte alles richtig machen, nichts falsches sagen, helfen, ihnen ghostwriter masterarbeit kosten das land zeigen und doch schien jedes unbedachte wort eine falle sein zu können