Presidenta de CSTEBA expone sobre la fintech en coloquio de la UDP

Una excelente exposición referida a la “Tecnología financiera y su efecto en el trabajo” realizó Andrea Riquelme, presidenta de la Confederación de Sindicatos Bancarios y Afines en el marco de los Coloquios PEPET de la Escuela de Psicología de la UDP.

En su exposición, la dirigenta sindical profundizó sobre la rápida implementación en el país de la fintech  y sobre los efectos en la industria financiera, así como de los peligros que el desarrollo e implementación sin regulación ni contrapeso puede generar en el empleo.

El sector financiero es uno de los más sensibles al impacto de la “Cuarta Revolución Tecnológica”, al estar a la vanguardia en la aplicación de las nuevas tecnologías en sus plataformas, por lo que hoy es donde primero se avisoran los cambios en la organización del trabajo, la forma de hacer los negocios y las implicancias en el empleo.

En la exposición, la presidenta de la Confederación Bancaria detalló ampliamente los aspecto favorables que nos ha traído el uso de los nuevos avances tecnológicos, destacando la mayor disposición del tiempo y el espacio para los usuarios y la simplificación de procesos que antes eran engorrosos. Pero sin duda, preocupa el impacto negativo en la destrucción de fuerza de trabajo bajo el sistema neoliberal que privilegia las altas utilidades por sobre todo.

Según datos entregados por Andrea Riquelme en la exposición y tomados del informe “El futuro del empleo” presentado en el  46° Foro de Davos, señala que “la llamada Cuarta Revolución Industrial podría afectar a 7,1 millones de trabajadores entre los años 2015 y 2020, debido a la automatización de tareas y la desaparición de intermediarios”. Y aunque se contempla que en ese tiempo también se crearán nuevos empleos, éstos no alcanzarán a equiparar la pérdida: “unos 2,1 millones de puestos de trabajo, la mayoría relacionados con las nuevas capacidades y habilidades digitales (ingenieros, informáticos y matemáticos, principalmente)”, es decir se perderían cinco millones de puestos de trabajo netos hasta 2020, siendo las mujeres las más afectadas, según el mismo estudio que advierte que de cada 5 puestos de trabajo eliminados de trabajadoras, solo se podrá recuperar uno, mientras que para los varones la recuperación será de 3 por cada 5 empleos eliminados.

Otro aspecto destacado por la expositora es el alto nivel de competitividad y concentración económica que genera el uso de las últimas tecnologías en el sector financiero y que se ha notado en la eliminación de la competencia. “Si en 1990 había 37 bancos y 4 financieras, desde entonces han existido 20 fusiones, quedando a la fecha 20 bancos comerciales, pero seis de ellos concentran el 90% del crédito bancario del país.

También, el desarrollo de las fintech estarían generando una amenaza al propio negocio al incorporar nuevos actores al mercado donde antes sólo actuaban los bancos tradicionales. Hoy, al negocio financiero están entrando Goliat tecnológicos como Amazon y Google, entre otros, incorporando innovaciones que cambiarán de manera significativa el intercambio financiero. Ya se han hecho conocidas las “criptodivisas” como el Bitcoin y las transacciones a través de blockchain. Tecnologías que no depende de ningún gobierno o Banco Central ni de intermediarios financieros.

Como organización sindical, señala su presidenta, la Confederación Bancaria está atenta a los cambios que vienen, pues los trabajadores son el eslabón más débil de la cadena y no podemos dejar en manos del “mercado” la introducción de las fintech, su desarrollo y el consecuente impacto en el empleo. En tal sentido, se han llevado a cabo reuniones con la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (Abif), buscando un acuerdo en torno a la capacitación de los trabajadores y se prepara un seminario que aborde desde los distintos ángulos este nuevo escenario. Asimismo, se está impulsando como organización sindical, la demanda por una mejor distribución del trabajo, reduciendo la jornada laboral e instalar la Negociación Colectiva Ramal como una herramienta que nivele y regule la gran brecha en la distribución de la riqueza que existe en el país.